¿Y si en este Día de Muertos nos vestimos de flores?

Si nos abrazamos fuerte para acabar con ese frío que viene de adentro y al que en otros lugares llaman miedo.

Si bebemos nuestras lágrimas hasta que nos quiten la sed y el llanto eterno sea solo un recuerdo.

Si nos miramos y nos reconocemos y nos abrazamos y nos morimos.

Y en silencio nos tocamos y nos vestimos de flores.

Y entonces, juntos, vivimos de nuevo.

(Para N.)

Share This: